Alpiste
Phalaris aquatica L. (Phalaris tuberosa, Phalaris bulbosa auct., Phalaris nodosa)

Es una planta perenne de 50-100 cm de altura con una disposición erecta, cespitosa y muy vigorosa, generalmente tuberculosa. Crece en macollas, y sus hojas con pelos tienen un color verde azulado, con una lígula membranosa y sin aurículas, y un limbo largo. Las hojas, cuando la planta está en periodo vegetativo, se insertan en la base de la planta, y en los nudos superiores cuando empieza a espigar. La inflorescencia está en forma de panícula densa, espiciforme y alargada, con espiguillas con una única flor hermafrodita y con glumas aladas y coriáceas, con el margen entero o denticulado, emerge de la mayoría de las macollas, ocasionando su muerte posterior, provocando que rebrote a partir de las yemas basales. La semilla es pequeña, cubierta por brácteas suaves y muy brillantes. Las raíces son profundas y persiste[[ntes.

Es una especie originaria de la cuenca del Mediterráneo, y se ha extendido su cultivo por otras zonas con clima mediterráneo como algunas de Australia y otras de los Estados Unidos. En España se cultiva en el sur de la península, en las zonas frías de ambas mesetas y en la cuenca del Ebro. La planta desarrolla, en la base de los tallos o nudos inferiores, unos engrosamientos (tubérculos), en los que acumula reservas al final de la estación de crecimiento, cuando la planta ha florecido. De esta manera puede soportar los largos y secos veranos y se asegura la supervivencia en el caso de que la parte vegetativa de la planta muera durante el verano. El rebrote de otoño se produce a partir de las yemas axilares de los tallos engrosados principalmente o, en caso contrario, de los tallos que hayan sobrevivido.