Pulgón del crisantemo
Macrosiphoniella sanborni

Se alimenta succionando la savia de la planta. Se reúnen alrededor de las yemas terminales y se alimentan en el nuevo crecimiento. Este tipo de alimentación provoca distorsión en las hojas y pueden quedar cubiertas por la mielecilla que producen estos áfidos. Sobre ella se forma fumagina dando a las hojas y tallos un aspecto negro. También son capaces de transmitir el virus del moteado del crisantemo y el virus B del crisantemo.