Chicharrita de la vid
Erythroneura variabilis

Los adultos y ninfas se alimentan en las hojas penetrando la células y chupando el contenido de las mismas. Cada pinchazo provoca una mancha blanca que aparece en la hoja. La alimentación de estos insectos deja como consecuencia un punteado con muchas manchas blancas diminutas en hojas y frutos. Con el tiempo, estas manchas se vuelven marrones y pueden hacer que las hojas se caigan antes de tiempo. Las hojas se pueden tornar de color amarillo pálido y presentar un aspecto enfermizo. La alimentación de las chicharritas puede reducir la capacidad fotosintética de la planta, pudiendo afectar la calidad y cantidad de fruta. Las ninfas y los adultos voladores son mas notables en el envés de las hojas. Algunas especies son vectores de la enfermedad de Pierce. Ciertas variedades de uva son más susceptibles a los daños causados por esta plaga que otras. Las uvas de mesa y de vinificación son generalmente más sensibles, en particular las de maduración tardía.