Langosta
Dociostaurus maroccanus

Daños: Plaga antes temible, pero que hoy se domina con relativa facilidad si se tratan preventivamente los focos gregarígenos donde se forman las bandadas que emigran. Son Ortópteros de la familia Locustidae. La común en España y Marruecos es la especie Dociostaurus maroccanus. Se ha comprobado que pasan por una fase solitaria, inofensiva, y que a veces sufren unas transformaciones que afectan a la longitud del fémur y de los élitros, que las hacen pasar a una fase gregaria (en la que se agrupan formando bandadas), convirtiéndose entonces en una amenaza, pues emigran y constituyen plaga. Por tanto, conviene vigilar – en las zonas en que viven habitualmente – la aparición de focos gregarígenos (donde se van formando las bandadas que van a emigrar), y tomando en ellos una serie de individuos como muestra, examinarlos para estudiar la relación entre la longitud de sus élitros o alas y la longitud del fémur de sus patas. En la fase solitaria inofensiva, si medimos cuidadosamente ambas partes del cuerpo y dividimos la longitud del élitro entre la longitud del fémur nos dará un “índice élitro-femoral” de 1,3 para los machos y 1,41 para las hembras. En cambio, en la fase gregaria – peligrosa – dicho índice será aproximadamente de 1,39 para los machos y de 1,7 para las hembras. Si obtenemos, en dicha muestra de langostas, las primeras medidas citadas, no nos preocuparemos; pero si obtenemos las segundas medidas citadas, o vemos que los índices obtenidos se aproximan a ellas, habrá que estar alerta, pues la emigración (y con ella las invasiones de cultivos) se acerca. La transformación de fase solitaria en fase gregaria no es, naturalmente, repentina, sino que dura dos o más anos, y por supuesto van presentándose una serie de índices intermedios a lo largo del proceso.