Psila
Cacopsylla pyri

Descripción: El adulto, tiene el aspecto de una pequeña langosta, efectúan la cópula y depositan los huevos en las yemas. Las ninfas en el momento de la eclosión son de color amarillo claro y durante su desarrollo van adquiriendo una tonalidad verde más oscura. En su evolución pasan por cinco estados ninfales. Hiberna generalmente en estado de adulto sobre la corteza del árbol. Una hembra invernante puede poner una media de 200 huevos. Se observan 5 generaciones anuales. A partir de temperaturas superiores a los 35ºC, las poblaciones pueden disminuir drásticamente.

Daños: Directos - debido a las picadas nutricionales que realizan las ninfas y adultos, para succionar la savia de la planta de la que se alimenta, que provocan un debilitamiento general del árbol afectado. Indirectos- la melaza excretada por las ninfas son la causa de los daños más importantes. Se producen manchas y necrosis en hojas, brotes y frutos, desarrollándose sobre ellas la fumagina que tiñen de negro todas las partes ocupadas del árbol, dificultando la fotosíntesis, que provoca en conjunto un debilitamiento del árbol, una depreciación de los frutos, ya sea parcial o total y una reducción de la inducción floral, que en casos de graves ataques es nula.