Pulgón lanígero del manzano
Eriosoma lanigerum

El pulgón lanígero se alimenta de la savia vegetal. Se lo halla en raíces, troncos, ramas principales y ramas menores de la planta, formando agallas hiperplásicas en el lugar del ataque. La agallas son el resultado de una reacción de la planta a la saliva tóxica que inyecta el insecto. Si las agallas se forman en la raíz, pueden retardar el crecimiento de la planta y llegar a matar ejemplares jóvenes. En la parte aérea produce defoliación anticipada, debilidad de las yemas fructíferas y de la planta en general, pérdida de fructificación, además de interferencia en la circulación de la savia. Una agalla en la parte aérea de la planta puede alcanzar el tamaño de una nuez. Ocasionalmente el pulgón lanígero puede presentarse en el pedúnculo del fruto y en la cavidad del cáliz.