Yuyo de sapo (Sunchillo)
Wedelia glauca

El Sunchillo o Yuyo sapo (Wedelia glauca) se presenta como una frecuente causa de intoxicación y mortandad en bovinos y otras especies. Desde aquí tratamos que se conozca más sobre él y se prevengan en lo posible las situaciones favorables a su acción tóxica.Es una maleza invasora con amplia difusión en la Argentina. Se la encuentra también en el sur de Brasil, Uruguay y en el centro y norte de nuestro país y hacia el sur, hasta el límite del Río Colorado, existiendo algunas comunicaciones de algunas intoxicaciones al sur del mismo. Son susceptibles a la intoxicación los equinos, bovinos, caprinos, ovinos y porcinos. Para darnos una idea de su importancia como planta tóxica, según la información de la unidad de Sanidad Animal del INTA de Balcarce, entre los años 1974 y 1993, el 41 porc. de los diagnósticos por intoxicaciones se debieron a plantas tóxicas (210 de los 510 diagnósticos), ocupando la intoxicación con Wedelia glauca el segundo lugar de las 188 intoxicaciones diagnosticadas por plantas, con 22 diagnósticos (19 en bovinos, 2 en ovinos y 1 en cerdos), detrás del Solanum glaucophyIlum (Enteque seco) con 39 diagnósticos en bovinos y por delante de Cestrum parqui (Duraznillo negro) con 21 diagnósticos realizados. Es una planta perenne, de unos 30 a 80 cm de altura, de hojas lanceoladas y flores de color amarillo. Se propaga por semillas y rizomas, crece a finales del invierno, florece en verano y fructifica en otoño. Esta planta es muy poco palatable para los rumiantes y su ingestión es accidental, o es ingerida por animales, por pastoreo directo, que por su edad o procedencia la desconocen. También suele ser ingerida en épocas de escasa disponibilidad de forrajes.