Acariosis
Calepitrimerus vitis

Descripción: Está ocasionada por un ácaro eriófido (con dos pares de patas) de cuerpo alargado en forma troncocónica y longitud 0,2 mm, de color amarillento. Sus huevos son redondos y blancuzcos, de unos 0,04 mm. Pasan el invierno como hembras adultas bajo las escamas de las yemas, en pulgares y brazos, comenzando su actividad al desborre de la vid. Durante el año se suceden varias generaciones, realizando una colonización ascendente de las hojas de los pámpanos, localizándose en el envés de las hojas. Al llegar el envero las hembras adultas comienzan a abandonar las hojas y buscan los refugios invernales. Síntomas y daños: Hay que distinguir los síntomas según el estado vegetativo del viñedo y órganos atacados: Al inicio de la brotación los síntomas se manifiestan por una brotación anormalmente lenta, con hojas abarquilladas con abultamientos, nervios muy patentes y entrenudos muy cortos. Más avanzado el ciclo vegetativo, los ácaros van colonizando las hojas terminales, las cuales presentan numerosos puntos blancos ocasionados por las picaduras de los ácaros (que se observan mirando la hoja al trasluz). En racimos los daños se producen al desborre. Las picaduras de los ácaros provocan unos racimos pequeños y un mal cuajado debido al aborto de algunas flores. Las variedades más sensibles son aquellas que presentan mayor pilosidad en el envés de las hojas. Período crítico para el cultivo: Los momentos más sensibles son desde el desborre hasta el inicio del envero, causando los mayores daños durante el desborre, sobre todo si éste se produce de forma lenta debido a temperaturas bajas.