Alternaria (Hortícola)
Alternaria solani, Alternaria dauci; Alternaria alternata

Agente Causal: La alternariosis es provocada por Alternaria solani, Alternaria dauci (en zanahoria) o Alternaria alternata (en coles). Es un hongo frecuente en hortícolas, sobre todo en tomate y patata. En general, se produce en zonas donde ha habido una herida. Las plantas con problemas nutricionales son las más propensas al ataque de este hongo.
Descripción: En el cultivo de la patata es considerada la enfermedad foliar más importante en el cultivo de la patata después del mildiu, siendo de mayor importancia en zonas de climas húmedos y cálidos, donde las perdidas ocasionadas por la enfermedad pueden representar entre el 10 y el 50 % del rendimiento final.
Las zonas más frías y con un cultivo de la patata con variedades tardías no suelen tener este tipo de problema.
Síntomas: La enfermedad suele comenzar a localizarse por las hojas bajas de la planta, ya que estas son más viejas, y tienen una mayor susceptibilidad al ataque del hongo. En un principio se identifica por la aparición de unas pequeñas manchas circulares, que van adquiriendo tonalidades oscuras a medida que van creciendo. A menudo las manchas toman una apariencia de “ojo de buey”, ya que las lesiones suelen presentar anillos concéntricos, formados por tejido muerto hundido y levantado de forma alterna, con una coloración mate que varia entre marrón oscuro y negro. Generalmente el tejido circundante a las lesiones, se torna clorótico, y la mancha no suele sobrepasar el límite marcado por los nervios más gruesos. Cuando la enfermedad ataca al tubérculo,lo que ocurre de forma poco frecuente, éste presenta lesiones hundidas de color oscuro, con los bordes levemente levantados y la piel de alrededor algo arrugada. Por debajo de la lesión, la pulpa es de textura corchosa, y con un color amarillo-castaño, pero si el tejido se encuentra en estado de deterioro avanzado, éste es húmedo y de color marrón.
Ciclo de Actividad: El hongo inverna en los restos de cultivo que quedan en el suelo La infección de plantas susceptibles o poco vigorosas se produce en el tercio inferior de la planta, directamente a través de la epidermis, ocurriendo generalmente a partir de los 45 días tras realizar la siembra. Los tubérculos en desarrollo son susceptibles, mientras que los que ya están maduros son resistentes. La forma de entrada en el tubérculo es a través de heridas y aberturas naturales. La enfermedad se desarrolla con mayor rapidez durante periodos en que se dan condiciones ambientales de humedad y sequía alternativamente, como puede ser el caso de varios días seguidos en condiciones de rocío. Para la infección de los tubérculos es necesaria la presencia de heridas y unas temperaturas optimas de 15º C.