Esclerotinia
Sclerotinia spp.

Descripción: Sclerotinia causa la aparición de podredumbres blanquecinas blandas en una gran cantidad de hortícolas. En plántulas produce damping-off. Es un hongo patógeno de suelo, que persiste con el
mantenimiento repetido del mismo cultivo durante años. En el suelo puede mantenerse durante 4-5 años. La infección comienza a desarrollarse sobre los tejidos cercanos al suelo. Así, en la zona del cuello de la planta o en hojas basales es donde se inician los ataques.
Síntomas: Tiene síntomas muy variables, dependiendo de la planta afectada e incluso del órgano, pero en general se distingue por la aparición de una podredumbre blanca, acuosa, que no suele desprender mal olor, a diferencia de otras podredumbres blandas como las producidas por Botrytis. La podredumbre producida tiene aspecto acuoso al principio que posteriormente se seca, cubriéndose de un abundante micelio algodonoso blanco. Con el paso del tiempo se observan la enfermedad se extiende hacia arriba, y las partes que fueron atacadas al principio se observan los típicos esclerocios de este hongo, blancos al principio y negros más tarde. Los ataques al tallo con frecuencia colapsan la planta, que muere con rapidez, observándose los esclerocios en el interior del tallo.
Ciclo de actividad: La enfermedad comienza a partir de esclerocios del suelo procedentes de infecciones anteriores, que germinan en condiciones de humedad relativa alta y temperaturas suaves, produciendo un número variable de apotecios. La germinación del hongo se produce de inmediato, aunque puede sobrevivir durante un tiempo más o menos largo hasta que se den las condiciones de humedad relativa adecuadas y se disponga de una fuente nutritiva, que generalmente proviene de los tejidos más blandos, lo que representa el paso previo a una infección secundaria más generalizada. El desarrollo del hongo se ve favorecido con unas temperaturas comprendidas entre 10 y 25ºC, y con altas y persistentes humedades relativas. Si la temperatura media es superior a los 25ºC el riesgo de infección disminuye considerablemente.