Mildiu
Plasmopora viticola

Descripción: El mildiu es una enfermedad criptogámica que ataca todos los órganos verdes de la vid: hojas, zarcillos, ramas jóvenes, racimos antes del cambio de color (envero). Hojas: En primavera, los filamentos del hongo micelio - avanzan entre las células y producen las «manchas de aceite»; estas manchas amarillentas, ligeramente traslúcidas, se cubren a continuación, en el envés de la hoja, de un polvo blanquecino. En otoño, sobre hojas viejas, las manchas delimitadas por las nerviaciones, forman una especie de tapiz: es el "Mosaico". Racimos: Antes de la floración o durante la floración, los ataques se traducen por un corrimiento parcial o total de las flores acompañado por un pardeamiento progresivo del pedicelo y del pedúnculo del racimo joven. Sobre estos órganos aparecen unas eflorescencias blancuzcas. El final de la floración, en el momento en que los capuchones florales caen y dejan al descubierto el pequeño grano, es un estado particularmente vulnerable. Si el ataque alcanza el pedúnculo del racimo joven, éste se deforma y toma un color verde oliva, mientras que las flores de la parte terminal se secan. Después de la floración los granos acabados de formar pueden ser alcanzados por intermedio de sus pedicelos. Se recubren de una especie de polvo blanco que corresponde a las fructificaciones del hongo o "conidióforos". Antes del envero aparecen en los granos unas manchas pálidas que se vuelven pardas y se deprimen, mientras que el interior de los granos, invadidos a partir de sus pedicelos, toman un color pardo.
Daños: Los ataques en hoja son muy graves y pueden traducirse por una defoliación prematura. Las uvas, mal alimentadas producen un vino de mala calidad. La planta no agosta bien y los riesgos de heladas durante el invierno y de mal inicio del año siguiente aumentan. Los ataques antes o en el momento de la floración, comprometen la formación de los racimos y de los granos jóvenes. Los mostos de los granos alcanzados por ataques tardíos son ácidos y los vinos obtenidos se conservan mal.