Mildiu en Plantas Bulbosas
Peronospora destructor

Síntomas: En los bordes de las hojas más jóvenes pertenecientes a plantas enfermas, preferentemente en la parte superior, se observan unas manchas alargadas superiores en algunos casos a 5 cm. de longitud, recubiertas por una pulverulencia gris violácea, pulverulencia que, con tiempo húmedo, puede desbordar la mancha original y situarse sobre el tejido verde del resto de la hoja. En plantas de cultivos destinados a la producción de semilla, las manchas pueden presentarse también en el tallo floral, en cuyo caso éste suele doblarse por la lesión, con lo cual la inflorescencia se inutiliza totalmente para producir semillas.

Desarrollo de la enfermedad: Este hongo sobrevive en el suelo en restos de vegetación enferma y en los bulbos, bien los de plantas cultivadas, bien los de especies de liláceas silvestres. Para desarrollarse requiere agua líquida, preferentemente por la noche, y temperatura fresca. Una noche en que se mantenga el agua sobre el vegetal, y se continúe por el día durante más de 5 horas con humedad superior al 90%, coincidiendo con una temperatura superior a 6ºC, son condiciones suficientes para que se desarrolle la infección, mientras que una humedad ambiental baja y una temperatura superior a 25ºC son causas de que la enfermedad detenga su extensión.