Moteado
Venturia pyrina

Es la enfermedad fúngica más grave de los manzanos y de algunas variedades de peral. Los daños están fuertemente condicionados por la climatología de la primavera y en años lluviosos puede provocar la pérdida de toda la cosecha.

Síntomas: Las hojas presentan manchas redondeadas de color verde pálido que evolucionan rápidamente a color marrón oliváceo.
Se sitúan preferentemente en el haz de las hojas. Las áreas afectadas se pueden secar. Las manchas en los frutos son color marrón oliva y frenan el crecimiento de la epidermis que puede agrietarse. Los frutos atacados pierden su valor.
Las manchas en peciolos y pedúnculos provocan la caída prematura de hojas y frutos. En los brotes los síntomas se suelen localizar en la parte media o baja del árbol, en madera joven, en forma de pequeñas pústulas negruzcas.
Éstas provocarán fisuras y lesiones hasta convertirse en chancros, siendo éstos el reservorio de inóculo para campañas venideras.