Oídios (Cenizas, Cenicillas)
Erysiphales

Son ectoparásitos biótrofos obligados. El micelio suele aparecer primero en el haz foliar, y adopta el aspecto de manchas blanquecinas o cenicientas, como si alguien hubiera esparcido harina o algo similar sobre la planta. Los oídios causan graves pérdidas en la agricultura. El rendimiento del cultivo puede llegar a bajar hasta el 40%. Al ser parásitos muy especializados no matan al hospedante, pero disipan sus nutrientes, reducen la fotosíntesis, incrementan la respiración y transpiración. Los ataques más severos pueden llegar a deformar las hojas, o incluso causar necrosis.