Sarna del manzano
Venturia inaequalis

La sarna del manzano es la enfermedad más importante de la producción de manzanas en Uruguay. Ataca las hojas disminuyendo el área foliar de la planta y dando como resultando menores rendimientos. El daño más grave es ocasionado sobre la fruta, produciendo costras que afectan su desarrollo y calidad comercial. Además la fruta con sarna tiene una menor conservación en cámara.
En el país existen condiciones climáticas muy favorables a su desarrollo. Las precipitaciones frecuentes comunes durante la primavera permiten la existencia de numerosos períodos de infección.
Su control mediante fungicidas implica un elevado número de aplicaciones, grandes volúmenes de productos, maquinaria apropiada (tractor, atomizadora) todo lo que implica un alto uso de capital y altos costes.

Síntomas: todos los órganos verdes de la planta pueden ser atacados, (hojas, pecíolos, flores y frutos), sin embargo los síntomas más evidentes son las manchas foliares y costras sobre la fruta. Sobre las hojas las manchas al principio son verde oliváceos, de bordes indefinidos y luego se tornan negras en el envés. El color negro de la mancha se corresponde con la producción de conidios. Más adelante los bordes se ven más nítidos y la mancha puede tornarse necrótica. En ataques severos puede producirse defoliación. 

Sobre los frutos produce manchas que se encostran y se tornan negras al esporular. Si la infección ocurre cuando el fruto es pequeño, la zona manchada deja de crecer, se agrieta, el fruto se deforma, y esas grietas pueden ser vía de entrada de otros microorganismos, además de contribuir a su deshidratación. El ataque cuando el fruto ya está desarrollado no causa agrietamiento, pero afecta su calidad estética. Además pueden ocurrir infecciones asintomáticas que se manifiestan en el almacenamiento en cámara de frío. Al retirar la fruta de la cámara de frío en que ha estado almacenada estas costras se ven rodeadas de un halo blanco de micelio.