Viruela, Viruela por Mycosphaerella en frutilla
Mycosphaerella fragariae (Ramularia tulasnei, Ramularia brunnea, Cylindrosporiu)
Descripción biológica: Mycosphaerella  fragariae produce esporas microscópicas a partir de tres diversas fuentes que infectan las hojas nuevas en primavera. En primer lugar, las hojas viejas infectadas que siguen viviendo durante el invierno, dan lugar a los conidios que son salpicados por el agua, o por el manipuleo de plantas infectadas mojadas, al follaje nuevo. Los conidios se producen en gran número en los conidióforos que se forman sobre toda la cara inferior de las hojas. En segundo lugar, los conidios pueden ser producidos a partir de las estructuras de resistencia, esclerocios formados en las hojas muertas de frutilla, y que resisten a las bajas temperaturas del invierno. En tercer lugar, mediante los peritecios que se desarrollan en los bordes de las manchas durante los meses del otoño. Las ascosporas son producidas dentro de los peritecios en estas hojas muertas durante el invierno, y son luego expulsadas en primavera, siendo llevados por el viento o el agua hacia nuevos tejidos vegetales. La infección por ambos tipos de la espora ocurre solamente a través de la cara inferior de la hoja. El período de la incubación entre la infección y la manifestación de lesiones en la superficie superior de la hoja es de entre 10 a 14 días. Una gran cantidad de nuevos conidios aparecen en forma de felpilla blanca en la cara axial de la hoja, causando infecciones secundarias durante prolongados períodos de tiempo en condiciones ambientales de alta humedad atmosférica y temperaturas moderadas.
Signos y síntomas / Daños:  M. fragariae infecta las hojas, los peciolos, estolones, pedicelos, y el cáliz de los frutos. Se manifiesta como pequeñas manchas circulares de color rojizo a púrpura, de 3 a 6 milímetros de diámetro en la cara superior de las hojas, pero que pueden llegar a confluir abarcando importantes áreas de la hoja. El centro de las manchas se vuelve rápidamente gris o blanco grisáceo, mientras que los márgenes de las lesiones permanecen de un color púrpura oscuro. Al avanzar al estación de crecimiento, pequeños esclerocios y/o peritecios oscuros pueden apreciarse en las lesiones más viejas. Los síntomas en las otras piezas de la planta, a excepción de la fruta, son casi idénticos a los descritos anteriormente. Solamente las piezas y suculentas de la planta son infectadas por M. fragariae. Bajo condiciones de elevada humedad ambiental, pequeñas manchas negras superficiales se forman sobre la superficie del fruto. Las manchas, generalmente una o dos por fruto, rodean grupos de aquenios en la superficie de la “fruta”.
Condiciones predisponentes: Los agentes de dispersión son la lluvia y el viento. Temperaturas de entre 18 a 24 ºC son óptimas para el crecimiento de M. fragariae y para el desarrollo las lesiones. Las infecciones se repiten a través de la estación de crecimiento, excepto ante condiciones de tiempo caluroso y seco. Las hojas jóvenes en expansión son mucho más susceptibles a la infección que las hojas maduras. Lluvias frecuentes durante el inicio o mediados de primavera, puede determinar que unos pocos sitios de infección, puedan comenzar una epifita.
Cultivos / Órgano afectado: Fragaria ananassa: Flores, Frutos, Hojas.