Cribado
Coryneum beijerinckii

Esta enfermedad es fácilmente reconocible por lo siguiente. Al principio el hongo forma manchas rosadas que se tornan oscuras con el tiempo. Ese tejido afectado se seca y cae, dejando agujeros típicos de una “perdigonada”. Sobre el fruto también se forman esas manchas que pardean con el tiempo y la cereza pierde su valor comercial.