Polilla de invierno (Oruga de la piel)
Operophtera brumata

Las polillas de invierno pueden vivir como son aunque se congelan por debajo de los 32 grados,  porque salen del desbarajuste de hojas del suelo del bosque donde las temperaturas casi nunca caen bajo los 37 grados.  Pero cuando la temperatura del aire se eleva a una temperatura sobre congelamiento, las polillas salen, tiemblan durante varios minutos para calentarse, y buscan alimento.  La savia de maple se encuentra entre sus comidas favoritas. Un estómago lleno de esta comida de alta energía provee suficiente energía para que una de estas polillas inverne todo el invierno. Cuando en acción, pueden incrementar su metabolismo por sobre 8.000 veces, utilizando la misma cantidad de energía que las sustenta todo el invierno en tan sólo 30 minutos.  Las polillas de verano vierten calor del tórax, mientras que las polillas del invierno conservan su calor con un sistema de intercambio totalmente diferente.